Qué es un perro de asistencia

La mayoría de las personas a las que nos gustan los perros sabemos que pueden ser excelentes compañeros de juegos, que nos transmiten confianza, afecto y que son capaces de percibir nuestros estados físicos y emocionales.

Pero la realidad es que pueden hacer muchas más cosas por nosotros. Todos conocemos la labor que la Fundación Once del Perro Guía viene desarrollado en la entrega de perros guía para personas ciegas en nuestro país. No es tan común sin embargo, encontrarnos con personas con otros tipos de discapacidad que disfruten de la ayuda de un perro de asistencia. En otros países de nuestro entorno y América, este recurso está muy difundido. En Inglaterra, Bélgica o Francia llevan décadas entrenándolos para mejorar la autonomía e independencia de personas con diversidad funcional.

“Perro de Asistencia” es un término genérico que se atribuye a diferentes categorías de perros entrenados para diferentes necesidades.

  • Como hemos mencionado, la primera y más conocida probablemente es la del “Perro Guía”. Estos son entrenados específicamente para personas invidentes, ayudando a los usuarios a salvar obstáculos o cruzar calles sin poner en riesgo su vida.
  • Los “Perros de Señal” son los que asisten a personas sordas. Avisan a sus usuarios del timbre de la puerta, el reloj del horno o el llanto de su bebé. También pueden avisar de riesgos inminentes como una alarma por fuego adoptando posturas específicas.
  • Los “Perros de Alerta Médica” serían aquellos que detectan con suficiente antelación los ataques que pueden sufrir personas con epilepsia, diabetes u otro tipo de enfermedades. Entre ellos podemos distinguir aquellos que están entrenados para ayudar tras un ataque o crisis, activando una alarma, despertando al usuario, acercando el teléfono o la medicación necesaria. Otros en cambio, pueden prever estos ataques y alertar al usuario o a su entorno de que este se va a producir, posibilitando la toma inmediata de la medicación necesaria para inhibirlo o aminorarlo.
  • Actualmente se están también entrenando perros de ayuda para personas con Autismo, demostrándose su validez en los momentos de crisis o de huida.
  • Los llamados “Perros de Servicio” serían aquellos que ayudan a personas con dificultades motoras, a menudo en silla de ruedas, con necesidad de muletas o bastones. Estos perros son entrenados para facilitar a sus usuarios mayor autonomía e independencia. Aprenden a recoger y traer objetos que caen al suelo, traen objetos necesarios en momentos puntuales como la medicación o el teléfono, ayudan a vestirse y desvestirse al usuario, a pulsar interruptores de emergencia o llamar a otras personas para pedir ayuda en el caso de que sea necesario.

El perro que habitualmente veis identificado por la Fundación Canadd Internacional es un perro de servicio aunque la FCI puede habilitar otro tipo de Perros de Asistencia.

Un perro de asistencia deberá conocer cuál debe ser su comportamiento en público, es decir, será un perro perfectamente educado. La Federación Internacional de Asociaciones de Perros de Asistencia (ADI) establece unos mínimos que la Fundación Canadd Internacional aplica.

Los perros de asistencia se encuentran perfectamente vacunados y desparasitados contra enfermedades contagiosas a humanos por lo que no son fuente de infección para nosotros. Siempre deben ir limpios y aseados.

Siempre que están trabajando llevan un chaleco o peto que los identifica, tanto a ellos como a la organización que los entrena, y los usuarios portan un carnet que certifica esta situación.